Review Cursed Mountain Wii

cursed_mountain-screenshot001

Cursed Mountain juega sus cartas desde el principio de la partida. Aunque esté encuadrado de forma escandalosa en un género que, en los últimos años, apenas nos ha sorprendido -con la excepción del venerado Dead Space– sí que es verdad que, en este caso, Deep Silver intenta desplegar un meritorio arsenal de tácticas para envolver al jugador en su particular atmósfera.

Una atmósfera hostil, fría y con escasez alarmante de oxígeno. Hacer girar un survival horror alrededor de la escalada extrema, con montañas traicioneras, nieve y pueblos perdidos de la mano de Dios, me parece una idea cojonuda y tremendamente original.

Tan original como el recurso utilizado para las escenas de vídeo, que obvian el motor gráfico del juego y comienzan a intercalar inquietantes imágenes, con la única intención de hacernos creer que el WiiMote nos está absorbiendo la poca consciencia que les quedará a estas alturas a los sufridos usuarios de la revolucionaria consola de Nintendo.

cursed_2

Y es que la mejor baza de Cursed Mountain reside en este abanico de recursos que pretenden derribar la tercera pared, el arte de birlibirloque generado en pos de estremecernos, de meternos en situación: joder, que cuando nuestro compañero de escalada nos habla a través del speaker del WiiMote para orientarnos en la tormenta de nieve, le respondí afirmativamente. Allí estaba yo, muerto de frío aunque hiciese 30 grados en mi habitación, gritándole al WiiMote como un imbécil. Pero oye, qué bien me lo pasé, tan metido en el papel.

Por desgracia, la mecánica jugable de Cursed Mountain se desgasta demasiado rápido. La monotonía amenaza con alcanzarnos cuando hayamos acabado con el quincuagésimoprimer fantasma, destrozado por nuestro piolet encantado. La táctica a seguir sólo varía en función del movimiento que tengamos que realizar con el WiiMote y el Nunchuk. Bueno, rectifico: lo que hacemos es purificar, aunque no se si se purifica el alma del espíritu o el espíritu del alma. Viene siendo lo mismo.

Las partes de exploración son muy Silent Hill, desde el método a seguir hasta la interfaz y las propias descripciones de los objetos. Yo es que no lo puedo ocultar, pero la saga de Konami siempre me ha parecido algo descafeinada en su parte jugable; con Cursed Mountain me ocurre tres cuartos de lo mismo, solo que esta vez los puzzles suelen ser mucho más evidentes y el protagonista se mueve con mucha más parsimonia.

cursed_7

Gráficamente, el motor gráfico no lo hace nada mal, aunque con altibajos: lo mismo vemos una convincente recreación de una tormenta de nieve, que efectos visuales de la época en la que Cthulhu era joven y aún no le habían crecido los tentáculos. En conjunto, tanto escenarios como modelos de personajes cumplen bien su papel. El conjunto de efectos de sonido es lo que se espera de un juego de sus características, con grandes detalles como el ya comentado del altavoz del WiiMote, y un buen doblaje al castellano.

Conclusión

Cursed Mountain contiene una magnífica ambientación y varios momentos para el recuerdo -impagable cuando estamos medio colocados y perseguimos a cierta anciana en plena forma, la cual exclama impertérrita «¡qué lento!»-, en torno a una excelente idea para un juego de su género; sin embargo, se me antoja demasiado corto, no en cuanto a la longitud de su historia, sino a sus posibilidades jugables, que caen en el exceso y la repetición demasiado pronto.

No creo que decepcione en demasía a los fans empedernidos del survival, pero creo que podría haberse aprovechado muchísimo más la idea. Y más aún viendo las necesidades de Wii.

Publicado por

Pedja

https://plus.google.com/108451085987227805779/

2 thoughts on “Review Cursed Mountain Wii”

  1. Siempre es de agradecer un poco de variedad en el catálogo de Wii, el cual se nutre principalmente de juegos casuals y familiares, que está muy bien, pero en su justa medida. Por suerte poco a poco están llegando juegos más serios como MadWorld, este Cursed Mountain o la versión de Dead Space.

  2. Me encanta Cursed Mountain, desde luego no es un juego perfecto, tiene sus defectos… pero esa ambientación en el himalaya me ha entusiasmado.

    Es original, entretenido y aparece en una consola muy necesitada de juegos decentes que no tengan a fontaneros por protagonistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *