El PixeBlog de Pedja: Blog de Videojuegos Retro y Next-Gen

Videojuegos desde los 8 bits hasta las consolas de nueva generación

Análisis Arkham Knight 1

El hombre murciélago ha irrumpido con fuerza en la nueva generación. Debo reconocer que las bondades gráficas del juego no colmaron mis expectativas durante los primeros minutos; al fin y al cabo, utiliza el motor Unreal Engine 3, y ello le acerca bastante al resto de la saga Arkham… pero nada más lejos de la realidad. Mi percepción cambió cuando conduje el Batmóvil a toda velocidad por Gotham mientras la pertinaz lluvia asola las calles y el asfalto mojado refleja las luces nocturnas, o en el momento que divisé la distancia de visión desde uno de los rascacielos de la ciudad. Arkham Knight acaba impresionándonos, en especial cuando su argumento cala en lo más hondo de nuestro espíritu enmascarado, atado a Batman tras haberlo encarnado en tantas ocasiones desde aquel lejano Bat-Man (Ocean, 1986) de Jon Ritman para ordenadores de ocho bits.

En este sentido -eclipsando a otros menesteres como la verdadera identidad del caballero de Arkham-,  a lo largo de la historia subyacerán los rincones más profundos de la psique de Wayne, jugando con sus recuerdos y las personas más preciadas para él, que termina redondeando un guión tan redondo como el que vimos en aquel ya lejano Arkham Asylum e incluso superándolo por momentos.

La libertad de movimientos a la hora de afrontar la campaña resulta todo un acierto. Rocksteady nos permitirá enlazar misiones y submisiones en el orden que deseemos, y esto libera la rigidez que encorsetaba a títulos previos como el fastuoso Arkham City. Todo raya a un nivel sobresaliente, incluso los numerosos puzles que debemos desentrañar mientras conducimos nuestro particular vehículo-tanque, resultando tan original como inesperado. Eso sí, quizás el equipo desarrollador llegue a abusar un tanto de la utilización del Batmóvil, puesto que en determinadas situaciones parece metido con calzador. Por suerte, esta sensación nos llegará a cuentagotas, puesto que la mayor parte del planteamiento jugable se encuentra diseñado con un acierto digno de alabanza.

Para ahondar en dicha jugabilidad os dejo las palabras de mi compañero Spidey, un gran seguidor de todo lo relacionado con el héroe enmascarado y del cómic en general:

Arkham Knight

En Batman Arkham Knight existe más de una referencia a la anterior entrega, Arkham Origins, siendo interesante examinar en la comisaría ciertos objetos pertenecientes a personajes como Máscara Negra o Electrocutor, amén de un enfrentamiento en particular que nos recordará tan épico episodio. Pequeños matices que se agradecen, la verdad sea dicha. Y como este, decenas y decenas de detalles más que miman de forma enfermiza la mitología de un protagonista que parece haber nacido para conducir una franquicia tan fantástica, moldeando definitivamente la cúspide en lo que a los juegos videográficos de Batman se refiere.

Aprovechando la magnitud de un escenario cinco veces mayor que el que lucía Arkham City, el Batmóvil se convierte en la herramienta ideal para recorrer a toda velocidad el mapa, representando en sí un aliciente más debido a lo divertido de su manejo. Como no podría ser de otra manera, el Batmóvil dispone de un salvaje arsenal que lo transforma en un auténtico tanque de combate, teniendo lugar un buen puñado de entretenidas refriegas con los vehículos enemigos a base de metralleta, misiles y demás parafernalia. Además, como ha comentado Pedja, muchos de los enigmas del juego requerirán su sabia utilización. La aventura ha sido dispuesta para que el Batmóvil tenga su particular protagonismo.

En cuanto a la mecánica, Batman Arkham Knight sigue las premisas de sus antecesores, siempre con el plus de ser un juego mucho más grande y con nuevos engranajes a la usanza del ya mencionado coche. La manera en la que Rocksteady ha confeccionado la trama jugable es sublime, enganchando a la perfección todo lo relativo al argumento principal con un buen puñado de misiones y casos que iremos resolviendo de forma paralela, sin que en ningún momento tengamos la sensación de que se rompe algo. El que esto suscribe confiesa el terrible enganche que le supone ponerse a los mandos de Batman Arkham Knight, pudiendo estar perfectamente tres o cuatro horas intensas en las que nunca se hace pesado el juego.

Análisis Arkham Knight 3

Sin embargo, decidí revivir experiencias pasadas, probando los viejos Arkham City y Arkham Origins para establecer paralelismos y realizar unas comparativas del todo pertinentes. Me resultó curioso ver que Arkham City no ha envejecido todo lo bien que creía, mientras que Arkham Origins todavía luce fresco y a la altura de las actuales máquinas (en ambos casos funcionando en PC y con todas las características al máximo). Pero en lo que a jugabilidad se refiere, me sorprendió el ritmo de Origins, un juego que ya en su momento daba la fiera sensación de no perder comba y que, en comparación con el nuevo Arkham Knight, sigue siendo el ejemplar de la franquicia más intenso de todos. Quizás en Rocksteady deberían haber tomado nota, sobre todo en lo concerniente a los grandes enfrentamientos que lucía el título de WB Montreal, quedando para la memoria los combates contra Bane o Deathstroke.

Pero el gran recuerdo de aquel juegazo no debe eclipsar en ningún momento lo genial de Batman Arkham Knight, un lanzamiento que puede presumir de tener todo lo que se puede esperar de un gran juego de nueva generación. Además del espectáculo técnico -y artístico- que supone y de colocar sobre la mesa una jugabilidad legendaria, su profundidad argumental y el respeto que destila por el universo de su protagonista es de órdago, haciendo que como obra adquiera un valor ilimitado. En Arkham Knight por momentos parecen conocer mejor al hombre murciélago que muchos de los guionistas que han pasado por el cómic de DC, plasmando situaciones y escenas que como buenos fans nos hará saltar de la silla.



Un comentario en “Análisis Batman Arkham Knight – Playstation 4”

  1. Manuel dice:

    Me ha costado muchísimo meterme en el juego. Pero mucho. Hasta el punto que estaba siendo una de las mayores decepciones que recuerto. Estaba harto del coche…Sin embargo, justo cuando pasa algo que no diré por no destripar el juego, la cosa sube y mucho. De pronto se encuentra uno con tantas y tantas misiones por hacer que empieza a disfrutar cada segundo hasta el punto de estar horas y horas sin parar. Gran juego. De los pocos en los que me ha apetecido hacer todas las secundarias.

Comenta lo que quieras respecto a este artículo...

VIDEO

TAGS



Sobre el PixeBlog

El PixeBlog nació una tarde de Noviembre de 2006, motivado por el deseo de su autor, Jesús Relinque
-PEDJA-
, en pos de rememorar sus vivencias sobre juegos olvidados y remotos.

Hoy, los artículos publicados en el blog compaginan lo Retro con la presente generación de videojuegos. Siéntete libre de compartir tu opinión.

Meta

Obra bajo licencia de Creative Commons

Pedja Wichu

RSS facebook Google+

Twitter

Diseño actual por Pedja a partir del tema Scarlett de WordPress themes