Retrovisión: Wacky Wheels

Wacky Wheels… ¿a alguien le suena este rimbombante título? Seguro que a más de uno que ya peine alguna que otra cana. Estamos ante uno de los primeros clones del Super Mario Kart que se recuerdan. Bajo el manto del Shareware, ese método de distribución perdido en el recuerdo, donde se buscaba llegar al mayor número posible de usuarios potenciales ofreciendo una versión reducida del juego -sitúense, por favor, a principios de los 90-, Apogee lanzó Wacky Wheels. En lugar de Mario y Luigi teníamos a un elefante y un tiburón. Y podíamos disfrutarlo en nuestros flamantes 386.

Ciertamente, puede decirse que Apogee -o más adelante 3dRealms– tiene un buen currículum de software de entretenimiento a sus espaldas, siempre apoyándose en la distribución Shareware.

Los primeros andares del simpar Duke Nukem en el mundillo del videojuego, la recordada serie Commander Keen o el pionero First Person Shooter Wolfenstein 3d fueron distribuidos por Apogee, al igual que Wacky Wheels. Los diseñadores del programa, Beavis-Soft, no ocultaban su inspiración a la hora de crear el juego. Hace algún tiempo que escribí acerca del inmenso legado que dejó el primer Super Mario Kart, y esta animalada es prueba fehaciente de ello.

Wacky Wheels calcaba una por una las directrices de su modelo a seguir: simpáticos conductores de karts, escenarios desenfadados que varían desde circuitos hasta parajes tropicales con agua alrededor, o castillos tenebrosos inundados de lava -¿Bowser lo alquiló, quizás?- y el núcleo de la metodología de juego: ítems a recoger para joder al personal.

Con posibilidad de jugar en el mismo equipo a pantalla partida, o vía módem, o incluso mediante un cable en serie -nada de Internet allá por 1994, que estáis muy mal acostumbrados-, Wacky Wheels lograba su principal objetivo: entretener.

Por último, y por veinticinco pesetas antiguas, nombres de juegos que copiaron ‘espiritualmente’ a Mario Kart, como por ejemplo: Wacky Wheels. Toyland Racing. Smurf Racer. Street Racer. Crash Team Racing. Atari Karts. Konami Krazy Racers. Y los recientísimos Sonic All-Star Racing y ModNation Racers ¿Alguno más? Seguro que sí.

Sitios relacionados

Sitio oficial de 3dRealms
Página fanboy de Wacky Wheels

Publicado por

Pedja

https://plus.google.com/108451085987227805779/

4 thoughts on “Retrovisión: Wacky Wheels”

  1. Vaya que si lo jugué vaya. Recuerdo que el tiburón podía correr un poco más que el resto cuando ibas por las zonas de agua.

    El freno de mano que te hacía girar 90º lo cual a veces se volvía en tu contra, si empezabas a dar una curva y veías que no ibas a girar suficiente, pulsabas el freno de mano y entonces girabas de más y era peor xD.

    También recuerdo que en el nivel difícil (pero solo a 1 jugador), que había un rival (creo que era el mapache) que siempre siempre iba por delante tuya, y solo podías ganarle disparandole un erizo en el último momento, ya que aunque le metieras un viaje y lo dejaras lerdo, veías en el radar como adelantaba a todos en pocos segundos corriendo como 4 o 5 veces más que el resto y haciendolo inalcanzable.

    Y claro está, el modo de «Caza-patos» que aparecían varios patos y tenías que reunir erizos y dispararles para ganar puntos y había algunos que daban más puntos, que llegaban gafas (Creo).

    También recuerdo esas batallas a 2 jugadores, en el que cogías erizos y empezabas a perseguir al otro jugador para dispararle y tratar de disparar con algo de efecto a ver si le dabas, o ir de frente el uno contra el otro disparando todo lo que tenías y no acertar, chocar y morir ambos XD. Muchas partidas así jugué con mi sobrino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *