Review Street Fighter X Tekken Xbox 360

Todo aquel que jugó a Street Fighter IV, y me consta que no fueron pocos, lo relacionarán rápidamente con este particular crossover, nada más contemplar un puñado de screenshots. Pudiera parecer, entonces, que Capcom hubiera encontrado su particular gallina de huevos de oro de esta generación, y la quisiera explotar con la ley del mínimo esfuerzo. Pero bastan unos cuantos cruces de puños con Street Fighter X Tekken para quitarnos esa idea de la cabeza y convencernos de que este es un título con la suficiente personalidad como para desmarcarlo por completo del retorno del Rey de los juegos de lucha.

Y conste que podría aprovechar la introducción para decir que no, que la gallina que pone huevos a ritmo bestial y rentable no es el juego de lucha, sino los temidos Contenidos Descargables. Porque este DVD los trae, vaya que si los trae, y nos harán pasar por caja tarde o temprano por un puñado de nuevos luchadores. Pero no me voy a extender más en este tema, porque la base jugable de SF X Tekken es más relevante que este detalle, el cual, por otro lado, no debía pasar por alto.

Y me voy a dicha base jugable, la cual cumple dos vertientes, a priori, totalmente opuestas. Por un lado es capaz de simplificar los controles, el manejo y las acciones más importantes de los combatientes, así como ofrecer un amplio abanico de tipos de ataque o combinación. Por poner un ejemplo, los Super Arts, equivalentes a los Ultra de SFIV se realizan de forma más directa: en lugar de exigir dos medias lunas hacia delante, Ryu lanzará su Hadoken hipervitaminado con una media luna.

Otro ejemplo podrían ser los Rush, combos comunes a todos los luchadores, una secuencia fácil de recordar, en un In Crescendo de intensidad de golpes que dejarán al enemigo groggy y harán pasar el testigo a nuestro compañero: recordemos que estamos ante combates por parejas, aunque a diferencia de otros títulos, perderemos el round si cualquiera de los dos personajes ve reducida su barra de energía a cero y no nos da tiempo de mandarlo al banquillo y cambiarlo por el suplente.

Pero no todo son movimientos aparentemente fáciles de recordar,  y me voy a la segunda vertiente: los jugadores hardcore también podrán zurrarnos de lo lindo en el online, utilizando acciones mucho más complicadas de realizar, como el Cross Cancel, maniobra que si ejecutamos con el timing adecuado -nada sencillo, por cierto-, justo después de bloquear un ataque, hará que cambien las tornas y llevemos la iniciativa del combate.

Para terminar de extender la variedad del juego, existen otros movimientos combinados como el Cross Assault, que con una única pulsación de botones (y previa carga al cien por cien del medidor de combo) nos permitirá atacar durante un breve lapso de tiempo con los dos luchadores a la vez, siendo otra táctica más a escoger dentro del amplio abanico del juego, que también incluye el cargar ataques especiales dejando pulsado un botón, para convertirlos en EX o Arts sin tener que gastar la correspondiente barra de combo.

Y por supuesto, el tema de las Gemas, que permitirán configurar una especie de plantilla para los luchadores, otorgándoles determinadas ventajas en el combate. Este punto quizá es el que menos me convenza, sobre todo porque las gemas hay que desbloquearlas y les otorga mucha ventaja a los que tengan equipadas las mejores, respecto a los que aún no pueden seleccionarlas todas.

Visualmente, se nota la herencia recogida desde Street Fighter IV; existen pocos escenarios pero bien detallados e incluso mostrando varios niveles que se recorren conforme avanzan las rondas;  es justo el reconocer que los personajes parecen aún más detallados que en aquel, y que el trabajo en reconvertir a los personajes de Tekken al peculiar estilo del título de Capcom es más que meritorio. Aún así, y es algo que he leído en varios sitios, estoy de acuerdo en que los personajes de Capcom tienen ligera ventaja respecto a los de Tekken. Al fin y al cabo, el tema de jugar en casa siempre ayuda.

Y el online, por supuesto, se convertirá en todo un baluarte para el juego, una tremenda oportunidad para insultar al maldito viciado de turno que se sabe todos los combos de memoria y te liquida en un santiamén. También encontrarás combates igualados, al menos, mucho más de los que me encontré en SFIV. Y un extraño bug de sonido en el online, que ya está siendo parcheado.

Street Fighter X Tekken se convierte en algo más de lo que al principio podía parecer. Pasa de ser una teórica vuelta de tuerca más a una fórmula que ya ha proporcionado suculentos dividendos, a ser un juego de lucha que aporta frescura y variedad, con múltiples decisiones de diseño escogidas con bastante acierto. Una agradable sorpresa.

Publicado por

Pedja

https://plus.google.com/108451085987227805779/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *