Review F.E.A.R. 2: Project Origin – Xbox 360

Jugar a F.E.A.R. 2 se convierte en una experiencia con sello propio, auténtica marca de la casa. Cualquier ojo medianamente entrenado obtendrá, a las primeras de cambio, una asociación inequívoca con Monolith, sus desarrolladores. Una compañía a la que los perros viejos del videojuego tienen en sus altares desde hace más de una década, con joyas como Blood, No One Lives Forever o Shogo, y que a su vez, también ha logrado estremecer a los jugadores más noveles con el primer F.E.A.R. y los dos Condemned.

De hecho, el aspecto visual de Project Origin toma dos cucharadas de la primera entrega de la saga, y agita el tenebroso salero de los Condemned, para servir un plato bastante fuerte. En ocasiones me pareció estar combatiendo con algunas de las inmundas criaturas que aparecían en el segundo Condenado. Las nuevas apariciones de la niña maléfica, acompañadas siempre de su poder telequinético, su mala leche y una considerable subida en el volumen del sonido, desembocarán en un susto morrocotudo prácticamente asegurado.

fear2_cover_alma

El apartado gráfico sobresale más por su capacidad artística que por la técnica; como ya he dicho, nadie va a descubrir a estas alturas el talento de Monolith para dibujar situaciones tenebrosas; sin embargo, el motor gráfico, con un trabajo excelente para representar la iluminación dinámica y una puesta en escena notable, se queda rezagado respecto a los referentes del género actual en cuestión de calidad de texturas o complejidad de modelos.

Del sonido sólo puedo decir cosas buenas; como ya dije en el Impresiones sobre la Demo, probar mis auriculares Sharkoon 5.1 con F.E.A.R. 2 es maximizar la experiencia de juego, pues existe una distancia sideral entre  escuchar cómo estallan los cristales de un pasillo desde atrás hacia delante con un sistema surround que hacerlo mediante los altavoces de la tele.

Por su parte, el desarrollo de la historia resulta ser continuación directa del original, obviando por completo las expansiones Extraction Point y Perseus Mandate. Podremos enterarnos de más detalles relacionados con el origen de Alma, aunque lo realmente interesante de F.E.A.R. 2 son las confrontaciones que libraremos contra la Inteligencia Artificial enemiga.

La verdad es que estos tipos se organizan en condiciones. El trabajo en equipo surte efecto, ya que se reparten las tareas de forma eficiente: algunos nos atacan a distancia, ya sea con armas de fuego o lanzando explosivos, otros utilizan la cobertura que les brinde los elementos repartidos por el escenario, mientras que los restantes deciden ir a por nosotros directamente. Eso sí, os lo recomiendo desde ya, que situéis la opción de dificultad directamente en Difícil, sino queréis encontraros ante un auténtico paseo militar.

Y esto, básicamente, es F.E.A.R. 2: una combinación de pasajes en los que los sobresaltos estarán a la orden del día, con situaciones que resolver a base de limpiar zonas de enemigos. Y por supuesto, amenizando la velada, el poder especial de nuestro protagonista: el efecto de ralentizar la acción para liquidar convenientemente a los enemigos; vamos, el Bullet Time de toda la vida, siendo tan útil como en la primera entrega.

La duración de la campaña, rozando la decena de horas, cumple con la media del género, mientras que los modos online tampoco son nada del otro mundo. F.E.A.R. 2 apuesta por una línea claramente continuista, y bien es verdad que sigue siendo un producto tan bueno como hace cuatro años, pero careciendo de la capacidad de sorpresa.

Aún así, un cien por cien de probabilidad de acierto para todo aquel que disfrutase con F.E.A.R. Vamos, seguro que tienes curiosidad por saber más cosas de Alma, además de la marca de laca que utiliza para tener siempre el mismo peinado…

fear2_nota_75

Publicado por

Pedja

https://plus.google.com/108451085987227805779/

2 thoughts on “Review F.E.A.R. 2: Project Origin – Xbox 360”

  1. Gran review. Espero poder probar este juego más allá de la demo, que por cierto me gustó mucho. Por desgracia si lo pruebo será alquilado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *