PES 2011 versus FIFA 11: Otro partido del siglo más

Me gustaría citar a un buen periodista deportivo, Alfredo Relaño, el cual suele realizar un paralelismo muy adecuado con Real Madrid y Barcelona: los vasos comunicantes, les dice, algo que viene a significar que cuando uno va bien, el otro no va tanto, y viceversa. Valga entonces dicha metáfora para los dos contendientes futboleros en la presente generación del videojuego: PES y FIFA.

Y así suele ocurrir, ¿verdad? Cuando PES alcanzó su edad dorada, hace ya unas cuantas temporadas, los FIFA se arrastraban por los campos de césped, ofreciendo una jugabilidad raquítica y anodina. EA Sports realizó cargo de conciencia y, desde FIFA 07, pegó un volantazo en el timón que maneja su saga, desembocando en FIFA 10, seguramente una de las mejores representaciones virtuales del balompié, o la mejor, aunando un fuerte componente de realismo con la diversión necesaria para contentar a toda la afición.

Y mientras esto pasaba, PES no daba una a derechas desde que Playstation 3 saliera a escena. ¿Qué ocurre este año? Pues básicamente, decir que han habido cambios, pero que el resultado final es el mismo. Comenzando con el juego de Konami, hay que decir que se nota un buen esfuerzo en aumentar el margen de mejora este año, respecto a temporadas anteriores en las que su rendimiento ha estado muy por debajo de la media.

PES 2011 ha apostado por cambiar su dinámica de pase de balón, haciendo que el pase corto deba ser mucho más dirigido al jugador receptor que en años anteriores. Este enfoque es, curiosamente, similar a la propuesta Pro-Passing que FIFA 11 ofrece el presente año. La idea es parecida: evitar en la medida de lo posible que sea sencillo encadenar un juego tipo «ping-pong», dando pases a diestro y siniestro con sólo pulsar la cruz o el botón verde.

A priori, esta idea no está mal implementada, en ninguno de los dos juegos. Siguiendo con PES, me choca tremendamente comprobar que se opta por el camino de la simulación, con el tema de los pases previamente comentado, mientras que se me antoja tremendamente arcade la novedad de programar y encadenar regates simplemente empujando el stick analógico derecho hacia una dirección. Creo que es un buen ejemplo de que la dirección de PES lleva muchos años sin saber realmente hacia dónde tirar.

Y por cierto, las animaciones de PES son prácticamente nuevas, pero el motor gráfico sigue siendo el mismo, y esto sigue haciéndose patente a la hora de ver cómo se concatenan dichas animaciones, de manera… «tosca», antinatural a veces. Con todo esto, el espíritu PES parece seguir presente, puesto que doy fe de que me he divertido bastante echando los partidos, una vez que el juego no parece tener errores graves y que la detección de colisiones y el cuerpo a cuerpo ha mejorado exponencialmente. El tema de la Master League Online y el buen rendimiento del multijugador son puntales a tener en cuenta.

Por su parte, FIFA 11 ofrece un ritmo de juego un poco más lento que su anterior entrega, y sobre todo, la sensación de que las defensas se imponen sobre las delanteras, quizás demasiado: por un lado, se hace harto difícil irse de un rival en carrera, ya que el factor de aceleración se ha reducido sobremanera. De hecho, dejar pulsado el botón de robar el balón ejercerá una presión asfixiante sobre el delantero que acabará, la mayoría de las veces, con el balón robado.

Sin embargo, las sensaciones jugables siguen siendo muy notables, cercanas siempre a la simulación, con una tremenda mejora en lo que a disparos a puerta se refiere, la física del balón prácticamente a la par que su rival, y una curiosa novedad en cuanto al tema de manejar al portero en los partidos once contra once online. Todo un hito.

Podríamos considerar a la táctica jugada por FIFA 11 como Capelliana o Amarrategui, conservando gran parte de la base edificada a lo largo de los tres últimos años, puliendo imperfecciones, endureciendo en general el desarrollo del juego, con un ritmo de partido que igual pueda aburrir a los fans del juego rápido y constantemente espectacular.

Si midiéramos exhaustivamente cuánto ha crecido cada juego, seguramente habría que ceder y darle el mérito a Konami, puesto que del mediocre PES 2010 a este 2011 hay mucha más mejora que de FIFA 10 a FIFA 11. De todos modos, el resultado final sigue siendo claro: el título de EA Sports sigue por delante en el marcador; quizás ya no estemos ante una goleada, pero la victoria sigue quedando lejos para Konami. Vasos comunicantes una vez más. Quién sabe cómo quedarán el año que viene. Mientras tanto, sólo una palabra: fútbol.

Publicado por

Pedja

https://plus.google.com/108451085987227805779/

3 thoughts on “PES 2011 versus FIFA 11: Otro partido del siglo más”

  1. He jugado las dos versiones finales de ambos juegos y puedo decir que lejos el ganador sigue siendo el Fifa. La sensación de juego es mucho más parecida a la real, tanto en tácticas como en movimientos. Esto en el Pes no se nota tanto, teniendo los tiros un efecto muy arcade en esta versión. De esta manera concuerdo con la apreciación del autor de que estamos ante una pelea ganada de antemano. Gracias por el artículo. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *