El PixeBlog de Pedja: Blog de Videojuegos Retro y Next-Gen

Videojuegos desde los 8 bits hasta las consolas de nueva generación

Review Kane & Lynch 2: Dog Days

Publicado por 27 - Septiembre - 2010

IO Interactive es una desarrolladora peculiar; en eso todos estaremos de acuerdo. Su saga Hitman comenzó con tantos titubeos que uno jamás podría imaginarse que años más tarde nos diéramos de bruces con Blood Money, un juegazo en toda regla que lindó con la frontera de la pasada generación y la actual, y que ofrecía un diseño de niveles ejemplar para que el calvo asesino se explayara a gusto en sus dotes preferidas.

Con Kane &  Lynch: Dead Men, las opiniones fueron bastante dispares -lío montado con supuesta compra de puntuaciones incluida-, aunque predominaba la sensación de oportunidad perdida con una extraordinaria base de juego, asentada sobre una dualidad en la que se enfrentaban dos personajes curiosos, con personalidades extremas e impredecibles; dos anti-héroes que, de seguro, merecían una nueva oportunidad para enmendar los fallos cometidos en la primera entrega.

Dicho y hecho, los protagonistas vuelven a repetir en una aventura a la que calificarla como ‘días de perros’ se queda hasta corto. Desde el primer momento -y eso que parecía que el reencuentro entre los personajes iba a ser más tranquilo-, la pareja se mete hasta el cuello en problemas, huyendo de cierta banda mafiosa debido a cierta cagada cometida por Kane, y posteriormente buscando venganza. La aventura se desarrolla en Shanghai, perfectamente ambientada en sus barrios orientales, y todo se enfoca desde una perspectiva realmente curiosa.

Y esta curiosidad proviene del filtro de movimiento, pixelado ocasional y desenfoques variados que intentan emular la grabación de la acción desde una cámara de mano. El aspecto sucio y borroso, la proliferación de sangre en los confrontamientos y la censura que reciben ciertas acciones violentas conforman un conjunto visual que, sin dudas, llama la atención por su originalidad. Un punto a favor de su personalidad. Lástima que no haya muchos más.

Entre otras cosas, porque el planteamiento jugable, una vez desvestido de su llamativo aspecto, acaba resultando demasiado genérico: un shooter en tercera persona en el que cooperamos con un compañero, que solemos acompañar o escoltar a otros, y que debemos buscar una y otra vez coberturas. Por cierto, el tema de cubrirse no funciona del todo mal, y destaca el hecho de que muchas de ellas vayan destruyéndose; lo que no parece tan comprensible es que a veces parezcan “transparentes” y los enemigos nos acierten a través de ellas, o que no exista la posibilidad de disparar ‘a ciegas’ mientras nos cubrimos.

Bajo esta premisa, será el diseño de los niveles del juego lo que acabe por calificar al juego como notable o simplemente aprobado; hay que decir que el reto al que nos someten las distintas situaciones propuestas se hace interesante, y que además existen un par de niveles que se salen de lo habitual, sobresaliendo la tremenda huida de Kane y Lynch en pelota picada y pidiendo a gritos una farmacia de guardia para pillar Betadine. Por lo demás, tendremos la sensación de ‘deja vú’ en varias ocasiones, y nos ventilaremos la campaña en un santiamén -unas cuatro horas-, demasiado corta.

Es curioso que, finalmente, da la sensación de que no se ha explotado del todo el potencial de los personajes; incluso echo de menos los ataques de paranoia y esquizofrenia de Lynch que vislumbramos en ciertos pasajes de la primera entrega. El multijugador aportará un buen puñado de horas que logran complementar en parte la corta campaña: el planteamiento de polis y ladrones, la huída, la recogida del botín y la posibilidad de traicionar a los compañeros forman una buena idea, que quizás merecería una mayor variedad de mapas.

Conclusión

Dog Days será capaz de satisfacer a los seguidores del género, que de seguro disfrutarán su atrevida propuesta visual. Lo malo es que su disfrute será del todo efervescente, y dicho efecto durará excesivamente poco, en cuanto el juego caiga en la repetición y su modo principal dure mucho menos que lo dura la media. Gatillazo en toda regla.



Un comentario en “Review Kane & Lynch 2: Dog Days”

  1. Spidey dice:

    Qué gatillazo ni que fistro pecador… ¡juegazo! ;-P

Comenta lo que quieras respecto a este artículo...

VIDEO

TAGS



Sobre el PixeBlog

El PixeBlog nació una tarde de Noviembre de 2006, motivado por el deseo de su autor, Jesús Relinque
-PEDJA-
, en pos de rememorar sus vivencias sobre juegos olvidados y remotos.

Hoy, los artículos publicados en el blog compaginan lo Retro con la presente generación de videojuegos. Siéntete libre de compartir tu opinión.

Meta

Obra bajo licencia de Creative Commons

Pedja Wichu

RSS facebook Google+

Twitter

Diseño actual por Pedja a partir del tema Scarlett de WordPress themes