El PixeBlog de Pedja: Blog de Videojuegos Retro y Next-Gen

Videojuegos desde los 8 bits hasta las consolas de nueva generación

Review Sparta: la batalla de las Termópilas

Publicado por 20 - Noviembre - 2007

¿Preparados para la gloria? Pues vamos allá. Sparta es un producto originalmente programado por los chicos de World Forge. Un caso curioso, ya que hace bastantes meses que dicho juego salió al mercado… excepto en nuestro país. Ni cortos ni perezosos, FX Interactive dispuso su vista de lince sobre Sparta, reconvirtiéndolo al producto que hoy tenemos entre manos. Y hay que decir que, como siempre, el trabajo realizado es impecable.

Sparta: la batalla de las termópilas se sitúa en un marco histórico crucial: las batallas de las polis griegas contra el potente imperio persa. El tercer invitado en esta fiesta serán los egipcios, en pleno declive tras caducar su esplendor. Es indudable que Sparta aprovechará, en parte, el tirón que aún sigue provocando la notable película 300, basada en el cómic de Frank Miller. Pero Sparta es mucho más que la recreación de la famosa batalla de los trescientos espartanos y los tropecientos cadáveres a modo de ladrillo.

Estamos ante un juego clásico de estrategia en tiempo real. Podemos citar a Dune 2 como el padre del género, a Warcraft como estilista en lo referente a la gestión de los recursos básicos y a Age of Empires como consolidación de un estilo de juego que ha generado masas de seguidores. Lo que también se denomina “Build & Battle”, o lo que es lo mismo, primero construye tu base y luego suelta palos a tu enemigo. Sparta cumple, punto por punto, las directrices clásicas que una vez enseñaron Westwood, Blizzard o Ensemble Studios. Y lo hace de forma notable en todos sus frentes.

La gestión de recursos descansa en el triángulo mágico OMC -oro, madera y comida, ¡no me lo he inventado!-, mientras que las estructuras comienzan con una base de operaciones donde se generan aldeanos -esclavos o ilotas dependiendo de la facción elegida- que se encargan del trabajo sucio. A partir de los edificios militares podremos amasar un ejército que defienda el territorio y conquiste al enemigo. ¿Qué aporta Sparta a todo esto? Pues básicamente dos puntos: la personalización de soldados y las complejas batallas navales.

Construye tu hoplita y llévalo de marcha

Nuestro batallón se entrenará en los cuarteles y los campos de tiro, pero si construimos talleres y forjas podremos crear nuevas armas y escudos para equipar a los soldados. Por otro lado, también podemos conseguir dichas armas si las robamos al enemigo caído, ahorrando recursos. El siguiente paso se da en el cuartel, con la opción de elegir armas primarias, secundarias y tipo de protección. Una vez personalizado, guardamos ese patrón en una de las celdas del inventario y ya estaremos listos para crear soldados con dichas características. Dependiendo de las necesidades, podemos blindar a nuestra élite, o también optar por infantería ligera si andamos escasos de recursos. La variedad es bastante elevada.

A la hora de librar batallas, el apartado táctico se lleva a cabo de forma demasiado directa: se hace complicado montar emboscadas o dividir nuestro batallón, ya que los escenarios son demasiado estrechos y no hay lugar para pensar demasiado. En la práctica, el combate se embarulla demasiado y pierden peso las decisiones que tomamos en el párrafo anterior. En estas situaciones nos ayudará parar la acción mediante la ‘pausa táctica’, incluída por FX para la ocasión. Si bien este concepto choca un poco con la dinámica de tiempo real de este tipo de juegos -de hecho, en multijugador directamente no existe opción de pausa-, es cierto que te otorgará un tiempo extra para dirigir a tus ejércitos contra la CPU. Se agradecen bastante tales opciones, que aportan frescura a un género muy desgastado con el paso de los años.

Sin embargo, las batallas libradas sobre el mar son de lo mejor que recuerdo en un título de estas características. Todo es positivo: las proporciones de los barcos, la representación de los soldados sobre las embarcaciones, lanzando proyectiles sobre los enemigos, y la posibilidad de abordar naves enemigas. Como quiera que la dominación marítima juega un papel crucial en muchos de los mapas incluidos en el juego, será una delicia combatir a bordo de los trirremes espartanos. Y además, la representación gráfica del agua es magnífica.

Técnicas espartanas

Y ya que he sacado el tema, sigamos con el apartado visual. En general, tanto los escenarios como las unidades lucen bastante bien en los planos generales, perdiendo bastante si acercamos la cámara. Como lo que realmente importa en un juego de estrategia es el plano panorámico, hay que valorar positivamente este apartado: iluminación dinámica, sombras detalladas y texturas con buena resolución en el relieve del terreno, aparte de la mencionada calidad del agua representada. Además, la versión 1.2 de Sparta presenta una optimización bastante adecuada, así que con un equipo dentro de la media podremos lograr resoluciones elevadas sin ralentizaciones.

Respecto al apartado sonoro, el correcto doblaje realizado por FX contrasta con la banda sonora, que simplemente cumple lo esperado, pero que se queda un poco corta tanto en cantidad como en calidad. Lo mismo puede decirse de los efectos de sonido… están ahí porque deben estar, pero no nos llamarán especialmente la atención. De nuevo, felicitar a FX por el doblaje, que en general goza de buena dicción y entonación.

Qué, cómo y cuándo jugamos

Manejar Sparta requiere cierto aprendizaje si no eres asiduo del género; en cambio, los expertos en la materia se harán con los mandos desde el primer momento. La interfaz es clara y concisa, muy del estilo de la saga Age of Empires. El desarrollo de la acción requiere mucha paciencia, pues crecer de tamaño es un proceso lento y anclado a un bien muy escaso: el oro. Sin oro no podremos hacer prácticamente nada, sólo podemos obtenerlo en las minas -no hay comercio-.

La figura del héroe cobra bastante importancia gracias a su resistencia y habilidades especiales. Leónidas, Hazem y Jerjes son auténticas bestias que comandarán a sus tropas. En la batalla será importante aprovechar técnicas como la colocación de trampas de pinchos y piedras que pueden despeñar al enemigo descuidado. Asimismo también me ha parecido interesante la posibilidad de aprovechar las monturas que pueda dejar el enemigo, y convertir a un simple soldado de infantería en todo un jinete.

En lo que respecta a los modos de juego, tenemos tres campañas principales, una por civilización. En cada una iremos viviendo parte de una historia introducida por escenas de vídeo realizadas con el propio motor del juego. Las misiones son todo un reto a nuestra habilidad, pues la dificultad que entraña mantener con vida al héroe o intentar no quedarnos sin oro puede asustar al más pintado.

De todas formas, el gran tesoro de Sparta reside en el modo multijugador. A través de red local o encontrando partidas en el servidor de GameSpy, podremos enfrentarnos en épicas partidas con nuestros colegas. Eso sí, pídeles que se reserven una tarde entera: la vais a necesitar. Si la estrategia progresiva es lo vuestro, podréis disfrutar del juego.

Conclusiones. Vuelve con tu escudo, o sobre él.

Sparta: la batalla de las termópilas ha tardado mucho en llegar a nuestro país. Por un lado, no hay dudas de que ha merecido la pena; sólo hay que ver las mejoras implementadas por FX: la edición del juego con un extenso manual de más de ochenta páginas y un completo doblaje, la optimización del rendimiento…

Nota Sparta 7.5

Por otro lado, a veces da la impresión de que Sparta se queda anclado en el pasado de los juegos de estrategia, ya que resulta muy similar a los clásicos del género. Pero este matiz puede reconvertirse en un aspecto positivo, ya que saciará la sed de todos los seguidores del género, que encontrarán un producto completo, difícil de terminar en su modo campaña y longevo gracias al multijugador. Un precio ajustado (20 €) para un producto destinado a un público muy concreto. Esto es Sparta.



6 comentarios en “Review Sparta: la batalla de las Termópilas”

  1. FransitoMusic dice:

    Bueno, bastante deacuerdo si :P. Por lo poco que he jugado (en su versión inglesa xD) coincido bastante, no va pasar a la historia, pero si que tiene detalles importantes para probarlo más a fondo, sobre todo, teniendo en cuenta, la clara linea descendente que llevan los juegos de estrategia xD.

    PD: A ver que tal el juego de la guerra civil xD

  2. Anonymous dice:

    no he jugado, pero la portad,a las fotos y la descripción dicen mucho de el.

    aunque las fotos no sienpre tienen que ver con la realidad, porque se ven graficos guapos pero, parecen echos a posta para la publicidad.

    creo que deberiian poner fotos del juego de verdad, haciendoselas al ordenador mientras alguien juega.

    lla me a pasado mas veces, que conpro un juego, lo leo , esta bien, miro las fotos, y estan bien, y a la hora de jugar es muy diferente…

  3. Anónimo dice:

    Agradezcan que hay personas con el dinero y la cabeza para desarrollar juegos, uds los que se quejan no saben ni dibujar un linea recta, y critican si saber el esfuerzo y la capacidad que se necesita para hacer juegos. Por dIos!.

  4. nose dice:

    Mira alegraros de que hallan creado un juego tan chulo.
    jajajajajajajajajajajajajajajaj está chulísimo.

  5. Nahuel dice:

    yo queria saber pues como se crea el edificio militar no lo puede construir

  6. Se hace normalmente poca crítica de Heródoto y de su capacidad de tergiversar los datos. En todo caso, un artículo muy bien trenzado. Os dejo unos vídeos para ampliar: https://gabrielrosselloblog.wordpress.com/2017/02/20/la-verdad-sobre-la-batalla-de-las-termopilas/

Comenta lo que quieras respecto a este artículo...

VIDEO

TAGS



Sobre el PixeBlog

El PixeBlog nació una tarde de Noviembre de 2006, motivado por el deseo de su autor, Jesús Relinque
-PEDJA-
, en pos de rememorar sus vivencias sobre juegos olvidados y remotos.

Hoy, los artículos publicados en el blog compaginan lo Retro con la presente generación de videojuegos. Siéntete libre de compartir tu opinión.

Meta

Obra bajo licencia de Creative Commons

Pedja Wichu

RSS facebook Google+

Twitter

Diseño actual por Pedja a partir del tema Scarlett de WordPress themes